Blog

¿Con qué símbolos marcan los ladrones las casas que luego van a robar?

Si te encuentras una marca extraña en tu casa, tal vez los ladrones estén planeando hacer algo en ella; es usual que los asaltantes estudien el terreno antes de operar para comprobar si merece la pena entrar o no. Cada vez hay más símbolos que indican un determinado contenido para los ladrones, como día a día sigue desentrañando la policía. Por ello, será conveniente llamar a la autoridad si se descubre que la casa tiene un símbolo raro de repente.

¿En qué lugar se encuentran los símbolos?

Estos símbolos suelen pasar desapercibidos, por lo que habrá que esmerarse para verlos. Pueden colocarse cercanos a las puertas, aunque depende de cada ladrón. Si se descubren los símbolos, podrá comprobarse luego qué quieren decir. Es conveniente borrarlos, ya que así el chorizo verá que no es buen lugar para ir. Se trata de símbolos menores de un centímetro y trazados con punzones, a bolígrafo o a tiza.

¿Qué significa cada símbolo?

Un reloj dentro de un círculo dirá que abrirán con cadena, por lo que será fácil entrar para el ladrón. Una X dentro de un círculo significará que el propietario de la casa podría regresar pronto, de ahí que la intervención de los ladrones se produciría de manera inminente. Un rombo indica que la casa está vacía, lo que los ladrones concluirán después de haber investigado a fondo. Un vaso sin un lado señala que robar es pan comido, ya que la vivienda es muy vulnerable.

Una letra L en mayúscula indica que la vivienda es caritativa. Una W quiere decir que la casa por las noches está deshabitada. Una D pintada sobre una raya significa que los domingos pueden robar porque la vivienda está vacía. 7 y 8 dentro de círculos quieren decir que julio y agosto son los meses idóneos para robar; si están ambos números, los ladrones sabrán que pueden operar todo el verano. Un círculo indica que la policía anda cerca vigilando, por lo que tendrán que actuar con diligencia en el robo.

La X indica que hay vía libre porque la familia se tomó vacaciones. Una cuerda con tres “f” seguidas indica que es una gran vivienda para ser robada. Algo similar a una cuna quiere decir que dentro vive una mujer sola. Un rectángulo con líneas dirá que sólo habitan mujeres en la casa –la línea derecha se omitirá si no hay perro con las mujeres-.

II significa que dentro viven ricos, por lo que es una opción interesante. La Y más un triángulo indica que la vivienda ya ha sido robada, por lo que es mejor pasar a otra que esté menos alerta. III señala que no hay nada. II-II señala que no hay nada de interés en la casa. 3 círculos seguidos quieren decir que la vivienda está a punto de caramelo para ser robada. 5 líneas indican que esa casa no es interesante para ser robada. Distintos círculos indicarán que la puerta de la casa puede ser fácilmente forzada por medio de palancas.

¿Conocen los ladrones si la vivienda está habitada?

Lejos quedan los días en los que los ladrones miraban el buzón o las persianas para ver si vivía alguien en la casa; hoy, poner trocitos de plástico o de papel en una puerta les sirve a los ladrones para comprobar si no vive nadie, en el caso de que los papeles sigan sin estar caídos (nadie habrá abierto la puerta). Dar las llaves a un vecino para que de vez en cuando mueva las puertas y ando por su casa también servirá para disuadir el ataque de los ladrones.

¿Cómo proceder cuando se descubre que hay un símbolo en nuestra casa?

Si ve que los ladrones dejan el rastro de un símbolo, es vital saber qué quiere decir, por lo que avisar a la policía es lo primero. Las autoridades policiales se encargarán de descifrar la señal y vigilarán el área de su casa tal vez. La policía le ordenará borrar el símbolo para ponérselo más difícil a los asaltantes, lo que disuadirá a los ladrones quizá. Si el símbolo quiere decir que la casa es muy fácil de robar, actúe, llame a los cerrajeros y protéjase lo mejor posible; poner rejas en las ventanas de una planta baja o de un primero también será positivo.

Diferentes clases de cerraduras

Distintos tipos de cerraduras copan el mercado, por lo que la elección de una acarrea diferentes quebraderos de cabeza. Además, los usuarios, por lo general, no conocen bien los distintas clases de cerraduras que hay; por ello, más abajo citaremos las más populares y efectivas.

Cómo actúa la cerradura multipunto.

Es muy segura, ya que opera con solvencia por medio de sus distintos puntos de anclaje (el número de anclajes variará en función del modelo de multipunto). El apalancamiento que algunos ladrones emplean para entrar en las casas no tiene razón de ser frente a este mecanismo, ya que la instalación junto al marco lo combate. Esta cerradura es muy bien recibida por las puertas acorazadas o blindadas; no obstante, puede instalarse en puertas macizas o convencionales.

Cómo se comporta la cerradura tubular.

Abre del mismo modo que un picaporte al uso; sin embargo, como ventaja, pueden cerrarse desde el interior del espacio merced a un botón que puede pulsarse, de manera que las personas que están fuera de un cuarto de baño o de una habitación no pueden entrar. Por ello, suelen instalarse en las puertas de diferentes salas de casas o edificios, dando pie a mayor intimidad, o en baños de centros comerciales o bares.

Cómo opera una cerradura de sobreponer.

Suelen colocarse en las puertas exteriores de las casas, siendo puestas en el lado interior de las puertas para que la cerradura pueda verse y manipularse. Los métodos anti palanca (mecanismo muy usado frente a estas cerraduras para robar) prevendrán la acción de los ladrones en estas puertas. Combinar la cerradura de sobreponer con otra aportará mayor seguridad.

Cómo trabajan las cerraduras embutidas.

También conocidas como cerraduras empotradas, se trata de mecanismos de cierre muy usuales en las puertas de entrada de viviendas. Pueden combinarse con otras cerraduras que den más seguridad y suelen instalarse en puertas metálicas. Se empotran en las puertas y sólo dejan ver la ranura por donde se inserta la llave. Es el pestillo el que puede abrir o bloquear la propia puerta, basta con introducir la llave y girarla. Estas cerraduras embutidas pueden reforzarse con sistemas antibumping y antibloqueo, los cuales se lo pondrán más difícil a las personas ajenas a la propiedad que intenten entrar.

La acción de las cerraduras cilíndricas o con perfil europeo.

Usadas en las entradas a las viviendas, cuentan con un mecanismo en forma de cilindro que se activa si se insertan las llaves. Es cuando se levantan las pestañas del cilindro cuando la puerta se abre. En la actualidad son comercializadas con tecnología antibumping.

La vanguardia de las cerraduras digitales.

Por lo general es empleada en garajes, en hoteles, en hostales y en espacios públicos, por lo que no es normal encontrarlas en casas. Insertar la tarjeta en el lector es una manera de abrir estas cerraduras, aunque la huella dactilar y la activación por códigos están ganando peso. Disponen de un sistema de bloqueo que aumenta la protección. No se descarta que en el futuro próximo puedan dar el salto definitivo al ámbito doméstico.

Cómo actúan las cerraduras de borjas o gorjas.

Hace lustros que se convirtieron en una opción que daba gran seguridad, pero hoy en día han quedado ensombrecidas por las cilíndricas. Cuentan con una espiga alargada y un diente que culmina la llave; el hecho de que sus llaves sean muy aparatosas y grandes impide que puedan ser cargadas con facilidad en el bolsillo. Fue la búsqueda de mayor comodidad por parte del cliente la que eclipsó un poco a las cerraduras de gorjas.

Los cerrojos, siempre prácticos

Un cerrojo siempre es una alternativa que aporta seguridad, sobre todo si viene acompañado de cadenas o de botones que impiden que otras personas accedan mientras esté fechado. Servirá para dar protección frente a la fragilidad de algunas cerraduras de toda la vida.

Las virtudes de las cerraduras invisibles.

Sus resultados son incuestionables, a pesar de haber irrumpido en el mercado hace relativamente poco tiempo. El hecho de que los asaltantes no tengan acceso a la cerradura les impide poder percutir en la vivienda. Se trata de una cerradura que garantiza la seguridad en comercios y en viviendas, y que puede ser abierta y cerrada con un simple mando a distancia; los códigos se actualizan con frecuencia. Puede combinarse con una cerradura de cilindro.

Una vez repasadas las cerraduras, es el cliente el que tiene la última palabra. Las preferencias y las necesidades condicionarán al potencial usuario. No obstante, los cerrajeros y los expertos en cerrajería siempre pueden prestarle el asesoramiento más certero.